viernes, 29 de enero de 2010

MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD


Dado que mañana no podré colgar este manifiesto y que era mi propósito hacerlo de la mano de Cornelivs, vengo a publicarlo hoy con la intención de llevarlo a los lectores. Creo que hay que tomar conciencia de la situación del mundo y de las propias actitudes, para conseguir mejorar y garantizar la viabilidad de este proyecto común llamado vida… Nuestros hijos y nietos vienen detrás y nos lo agradecerán o nos lo recriminarán.

¡Por un mundo más solidario y justo!

QUIENES SOMOS:

Los que suscribimos este manifiesto somos ciudadanos en el pleno uso de nuestros derechos civiles, y titulares de la soberanía popular, de la cual emanan los poderes del Estado.

Los firmantes nos dirigimos a todos los ciudadanos del mundo, conocedores de la situación de pobreza, hambre y enfermedad en la que se encuentra gran parte de la población humana en un momento histórico, como el actual, en el que se disponen de los suficientes medios políticos, económicos y científicos que pudieran solucionar estos problemas.

Este manifiesto tiene vocación de universalidad, y va dirigido a toda la humanidad, a cada ser humano que habita el planeta, para que tome conciencia de la terrible situación a la que se enfrentan millones de personas y de alguna manera actúe en consecuencia para terminar con esta insostenible situación. Por ello la versión original en español será traducida a diversas lenguas, pues nuestro propósito consiste en hacer oír la voz de la opinión pública en los lugares en las que se toman las decisiones políticas y económicas del mundo.

A QUIÉN NOS DIRIGIMOS:

Nos dirigimos a la clase política gobernante de nuestros países; así como a los más altos mandatarios de las Organizaciones Internacionales, tales como la Organización de las Naciones Unidas, y a los Presidentes y Gobiernos de los países más poderosos económicamente de la Tierra.


LES MANIFESTAMOS:

1.- Que este texto tiene su origen en la constatación de la extrema situación de necesidad y de hambre que sufre una gran parte de la población de la Tierra y en el desigual e injusto reparto de bienes que existe actualmente en el mundo. Entendemos que la ecuanimidad y la armonía en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, por lo cual es inadmisible que una gran parte de la población mundial tenga que enfrentarse a una realidad tan precaria, a tal grado de injusticia y desigualdad, a tanta hambre, pobreza y desnutrición.

2.- Que consideramos que dicha situación es intrínsecamente perversa y no admisible ni moral ni éticamente, dado que todos los seres humanos nacen libres e iguales. Igualmente, tenemos presente que todos los ciudadanos del mundo tienen esos derechos desde el mismo instante de su nacimiento y no como una promesa futura cuya conquista dependa de la realidad política, social o económica de sus países.

3.- Que defendemos que es completamente injusto, inmoral y un crimen humanitario punible ante los tribunales internacionales y la Historia que, en pleno Siglo XXI, existan seres humanos que pasen hambre en el mundo, y que mueran por ello. Que es un agravante de ese crimen que, existiendo las leyes internacionales suficientes, así como los medios técnicos, económicos y científicos para corregir dicha situación, los que ejercen el poder en el mundo no lleven a cabo las acciones necesarias para solucionar lo que generaciones futuras calificarán de verdadero genocidio en el que serán culpables todos aquellos que, teniendo los medios para solucionar el problema, no los hayan empleado.

4.- Que consideramos que esta injusta situación es contraria al Derecho Natural, a los Derechos Humanos y a las normas de la más elemental ética, y entendemos que ha llegado el momento de que la voz de la opinión pública exija de sus gobernantes el final de tal estado de cosas.

5.- Que el presente manifiesto no es un manifiesto utópico; y que tampoco es un manifiesto político, ni se pretende con el mismo la instauración de un nuevo orden político o socio-económico mundial, ni ningún menoscabo del tejido empresarial, sanitario y social del mundo desarrollado, sino la más elemental justicia con los desfavorecidos.

POR TODO ELLO, EXIGIMOS A NUESTROS GOBERNANTES:

1.- La adopción de medidas inmediatas y urgentes para paliar tal situación de hambre, enfermedad y desnutrición en el tercer mundo. Consideramos que tales medidas no constituyen una utopía, sino que son perfectamente viables y posibles.

2.- Mantener el compromiso de cumplir los Objetivos del Milenio que, establecidos por Naciones Unidas en el año 2000, definen los principios a los que ha de ajustarse la actuación de los países y del sistema económico internacional para superar, con el horizonte fijado en 2015, las injusticias que aquejan a la humanidad.

3.- La realización de acciones solidarias sistemáticas con los países más desfavorecidos y que se establezca un orden lógico y humano de prioridades en la política económica, con proyectos inteligentes que creen riqueza y puestos de trabajo en los países afectados, facilitando un desarrollo sostenible y un progreso que les ayude a la consolidación de una red sanitaria, económica y social estable que haga posible el retorno a una situación de partida igualitaria.

4.- Que se tomen las medidas necesarias para que los países ricos destinen una parte de sus presupuestos a la creación de riqueza, de empresas y de fuentes de trabajo en los países afectados; así como la adopción de un acuerdo internacional, que debería subscribirse en la ONU de obligado cumplimiento para los países desarrollados.

5.- La implantación de un código ético que regule la estrategia de las empresas multinacionales, así como la eliminación de los paraísos fiscales y la aplicación de la tasa Tobin, ú otra similar, a las transacciones comerciales internacionales, que permita crear un fondo de solidaridad gestionado por Naciones Unidas.

6.- No aceptaremos simples declaraciones de principios que no se traduzcan en políticas concretas. En definitiva, APELAMOS al sentido de la generosidad y humanidad de todos, y fundamentalmente de la clase política internacional económicamente poderosa.

Desde la tierra que espera y cree firmemente en la Solidaridad que construya un mundo mejor y más justo, a 30 de enero de 2009"



MANIFESTE POUR LA SOLIDARITÉ

QUI SOMMES-NOUS:

Les adhérents à ce manifeste sommes des citoyens en plein usage de nos droits civils et titulaires de la souveraineté populaire, de laquelle émanent les pouvoirs de l'État.

Les signataires nous nous adressons à tous les citoyens du monde, informés de la situation de pauvreté, de famine et de maladie dans laquelle se trouve une grande partie de la population humaine dans un moment historique, comme l'actuel, où l'on dispose des moyens suffisants tant dans les domaines politiques, économiques et scientifiques qui pourraient résoudre ces problèmes.

Ce manifeste a une vocation d'universalité et s'adresse à l'humanité entière, à chaque être humain qui habite cette planète afin qu'il prenne conscience de la terrible situation à laquelle sont confrontés des millions de personnes et d'une certaine façon agisse en conséquence pour mettre fin à cette situation. Pour ce faire la version originale en espagnol sera traduite en diverses langues, car notre intention est de faire entendre la voix de l'opinion publique jusqu'aux lieux où se prennent les décisions politiques et économiques concernant le monde.

Á QUI NOUS NOUS ADRESSONS:

Nous nous adressons à la classe politique gouvernante de nos pays, ainsi qu'aux plus hauts mandataires Des Organisations Internationales, telles que l'Organisation des Nations Unies, et aux Présidents et Gouvernements des pays les plus puissants, économiquement parlant, de la Terre.

NOUS LEUR MANIFESTONS :

1.- Que ce texte émane de la constatation de la situation extrême de besoin et de famine que souffre une grande partie de la population de la Terre et de l'injuste distribution des biens existants aujourd'hui dans le monde. Nous entendons que l'impartialité et l'harmonie dans le monde ont pour base la reconnaissance de la dignité intrinsèque et des droits égaux et inaliénables de tous les membres de la famille humaine, raison pour laquelle il est inadmissible qu'une grande partie de la population mondiale doive affronter une réalité si précaire, à un degré tel d'injustice et d'inégalité, à tant de famine, de pauvreté et de dénutrition.

2.- Que nous considérons que dite situation est de façon inhérente perverse et inadmissible ni moralement ni éthiquement, étant donné que tous les êtres humains naissent libres et égaux .De la même manière, nous n'oublions pas que tous les citoyens du monde ont ces droits dès leur naissance et non comme une promesse future dont la conquête dépend de la réalité politique, sociale et économique de leurs pays.

3.-Que nous défendons qu'il est absolument injuste, immoral et un crime humanitaire punissable devant les tribunaux internationaux et l'Histoire que, en plein XXI ème Siècle, existent des êtres humains qui souffrent de faim dans le monde et qui en meurent. Que c'est une circonstance aggravante de ce crime qu'existant les lois internationales suffisantes, ainsi que les moyens techniques, économiques et scientifiques pour corriger cette situation, ceux qui exercent le pouvoir dans le monde ne réalisent les actions nécessaires pour résoudre ce que les futures générations qualifieront d'authentique génocide dont seront coupables tous ceux qui tout en ayant les moyens pour résoudre ce problème ne les auront pas utilisés.

4.- Que nous considérons que cette situation injuste est contraire au Droit Naturel, aux Droits Humains et aux règles de l'éthique la plus élémentaire et nous pensons que le moment est venu que la voix de l'opinion publique exige de ses dirigeants la fin d'un tel état des choses.

5.- Que ce présent manifeste n'est pas un manifeste utopique; ni un manifeste politique, ni nous prétendons avec ceci l'instauration d'un nouvel ordre politique ou socio-économique mondial, ni aucun discrédit des réseaux entreprise, sanitaire et social du monde développé, sinon la justice la plus élémentaire envers les plus démunis.

POUR TOUTES CES RAISONS , NOUS EXIGEONS DE NOS DIRIGEANTS:

1.- L'adoption de mesures immédiates et urgentes pour mettre fin à la situation de famine, de maladie et dénutrition dans le Tiers-Monde. Nous considérons que de telles mesures ne constituent pas une utopie, sinon qu'elles sont parfaitement viables et possibles.

2.- Maintenir le compromis de remplir les Objectifs du Millénaire qui, établis par les Nations Unies en 2000, définissent les principes sur lesquels doit s'adapter la conduite des pays et du système économique international pour surmonter, avec comme horizon 2015, les injustices dont souffrent l'humanité.

3.- La réalisation d'actes solidaires systématiques envers les pays les plus démunis et que s'établisse un ordre logique et humain de priorités en politique économique, avec des projets intelligents qui créent richesse et emploi dans les pays affectés, facilitant un développement soutenable et un progrès qui les aide à consolider un réseau sanitaire, économique et social stable qui rende possible le retour à une situation de départ égalitaire.

4.- Que les mesures nécessaires soient prises afin que les pays riches destinent une part de leurs budgets à la création de richesse et d'entreprises et de sources de travail dans les pays affectés ; ainsi que l'adoption d'un accord international qui devrait se souscrire à la ONU et d'application obligatoire de la part des pays développés.

5.- l'implantation d'un code éthique qui contrôle la stratégie des entreprises multinationales, ainsi que l'élimination des paradis fiscaux et l'application de la taxe Tobin, ou une autre de semblable quand aux transactions commerciales internationales qui permette de créer un fonds de solidarité géré par les Nations Unies.

6.- Nous n'accepterons pas de simples déclarations de principes qui ne se traduisent en politiques concrètes. En définitive, NOUS FAISONS APPEL au sens de la générosité et de l'humanité de tous et fondamentalement de la classe politique internationale, économiquement puissante.

Depuis la Terre qui espère et croit fermement en la Solidarité qui puisse construire un monde meilleur et plus juste, le 30 janvier 2009.


MANIFESTO ON BEHALF OF SOLIDARITY.

WHO WE ARE:

We, the endorsers of this Manifesto, are citizens on total use of our civil rights and holders of popular sovereignty, from where State Powers are emanated.

We, the signers, aware of the situation of poverty, hunger and illness in which great part of the human population lives despite being in a historical moment, as the current one, where sufficient political, economical and scientific means are available so as to solve these problems, address to all world citizens.


This public declaration is a universal calling which heads for the whole humanity, to each human being that inhabits this planet, for them to become aware for the terrible situation that millions of people have to face and, somehow, to encourage them to act accordingly, to bring to an end this unsustainable situation. This is why the original version in Spanish will be translated to different languages, since our intention is that the public opinion´s voice is heard in those places where political and economical decisions are adopted.

WHOM DO WE ADDRESS TO?:

We address to all the politicians who rule our countries; as well as to the highest heads of International Organizations, such as The United Nations, and to presidents and governments of the richest and most powerful countries of the world.


WE DECLARE:

1.- That this text has its origin in the certain fact of the extreme situation of the needs and hunger a big part of the world’s population suffers and in the current unequal and unfair distribution of the properties existing in the earth. We understand that the equanimity and the harmony in our planet must exist based in the acknowledgment of the equal, inalienable and intrinsic dignity of all the members of the human family, that is why it is unacceptable that a big part of the world’s population has to face such a precarious reality with this level of injustice, inequality, hunger, poverty and malnutrition.

2.- Since all human beings are born to be free, we believe that this situation is particularly evil and unethical. We also plead that all citizens in the world must have these rights in the same moment they are brought to life and not as a future promise to be reached depending of the political, social or economical reality of their homeland.

3.- We defend what is utterly unfair, immoral and a humanitarian punishable crime before the international courts and the History that right in the 21st century there still exist human beings starving in this World and dying because of that. It is an aggravating circumstance that, existing enough international laws and technical, economical and scientific means to correct the aforementioned situation, those who have the power in the world do not carry out the necessary actions to solve what future generations will only describe as a real genocide in which they all will be guilty for having the means to solve the problem, but not using them.

4.-We consider this unfair situation to be against the Natural Law, the Human Rights and the procedure of the most elementary ethical principles, and we understand that the moment has come in which the voice of the public opinion demands from their leaders the end of such state of affairs.


5.- That this is neither a utopian nor a political manifesto, and it does not expect the founding of a new political or socio-economic world order, nor any damage to the business, sanitary or social network of the First World, but the most elementary justice with the underprivileged.

BECAUSE OF ALL THE FACTS AFOREMENTIONED, WE DEMAND OF OUR LEADERS:

1. To adopt immediate and urging measures to alleviate such a situation of hunger, illness and malnutrition in the Third World. We think that such measures do not represent any utopia as they are perfectly feasible and possible.

2. To maintain the promise of fulfilling the Millenium Objetives which were established by the UN in the year 2000. These Objectives define the principles that the countries and the international economical system must follow in order to overcome the unfair situations humanity suffers towards the year 2015 (as it was agreed).

3. To perform systematically acts of solidarity towards the countries in an unfavourable position and to establish a logical and human order of priorities in the economical policy, including intelligent projects that create wealth and jobs in the aforementioned countries, offering sustainable development and progress to help them to consolidate a permanent social, economical and health service network that makes it possible for them to start from an equal position.


4. To take the necessary steps so that the richest countries allocate part of their national budgets to create wealth, companies and work sources in the aforementioned countries, as well as to adopt an international agreement, which should be compulsory for the developed countries and signed in the UN.

5. To implement an ethical code that regulates the multinational companies strategy, as well as the elimination of the tax havens and the application of the Tobin Tax —or a similar one— to the international commercial transactions, that will allow to create a solidarity fund managed by the UN.

6. We will not accept simple declarations of principles that are not transformed into specific policies. In other words, we appeal to everybody’s sense of generosity and humanity, especially from the ones who belong to the international ruling class that have the economical power.

From the Earth that waits and believes firmly in the Solidarity that can build a better and fairer world, 30th January 2009.

ENLACES PARA OTRAS LENGUAS:

TRADUCCION DEL MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD AL GALLEGO

TRADUCCIÓN DEL MANIFIESTO POR LA SOLIDARIDAD AL CATALAN








Ocurrencia 15 ¿Usted para quien trabaja?


Hace más de dos meses que no cuelgo una reflexión de las llamadas ocurrencias. Esta, que he titulado ¿Usted para quien trabaja?, se sustenta en la expresión:

“Robar no es, solamente, hacerse con lo que ya tiene otro, sino evitar que consiga lo suyo”.

La pregunta anterior lleva implícito el hecho de que alguien se lleva los beneficios de tu trabajo. Es decir, que tu rendimiento no repercute en ti en la medida que debiera y otro sujeto, que no ejerce la actividad productora, se beneficia de ella de forma descompasada.

La génesis de cualquier capital desmedido implica el desvío o sustracción de remesas de beneficios hacia el mismo, en detrimento de los otros actores del proceso productivo. Este hecho se justifica al amparo de la inversión y primando el valor del dinero sobre el del propio trabajo.

El sistema, injusto de por sí, entiende que quien tiene capital está facultado para gestionar el trabajo y tiene licencia para establecer los márgenes de beneficios en función del mercado, pero sin valorar que ello tenga que repercutir en los ingresos del trabajador. Es la herencia de la vieja historia de la burguesía como eje social de la economía.

En la revolución industrial fue el capital el motor de las inversiones y de la dinámica productiva. El sujeto solo se limitó a actuar como instrumento o herramienta, nada pensante, sometido a la monotonía de una actividad puramente mecánica. Se me viene a la mente la imagen de Chalot en “Tiempos modernos” cuando sale de la fábrica con el tic adquirido en su actividad en la cadena de producción.

Ahora se ha cambiado el protagonismo del trabajador y la mecánica ha dejado paso a la inteligencia. Por lo que el empresario ya no es el elemento pensante por definición, sino el especulador del capital y el estratega del mercado.

Quiere eso decir que habría que cambiar y/o modificar la relación capital-trabajo; cosa alto improbable por la resistencia del capital a dejar paso, en la toma de decisiones referentes al reparto de beneficios e inversiones, al ejecutor de la actividad productora. En suma, se sigue tratando de un desajuste en la distribución de los beneficios y renta del trabajo productivo, cuando, tanto el empresario como el trabajador, forman parte de la empresa en el sentido productivo. Es tremendamente expresivo que un kilo de patatas valga 2 euros en el mercado y le paguen 30 céntimos al agricultor.

Creo que el gran problema que se está dando en estos momentos en la negociación de los agentes sociales (empresarios y trabajadores) radica en que la empresa pretende, al amparo de su papel clásico en la génesis de empleo, hacerse valer para invertir y crear empleo. Como siempre el dinero manda y quien lo tiene lo administra, incluyendo el chantaje a los gobiernos para que les faciliten el seguir incrementando sus beneficios sin importarles el beneficio colectivo y el compromiso del contrato social.

En conclusión, los capitales no se han fraguado quitándole a otros lo que ya tenían, sino hurtando y evitando que obtenga el beneficio justo que genera su trabajo.

----------------

martes, 26 de enero de 2010

La línea roja del sexo (II) (Concluyendo)


Mi conclusión se centra en considerar la masculinidad y la feminidad en una línea continua, según los planteamientos referidos, donde en un extremo están los valores considerados más masculinos y en otro los entendidos como los más femeninos. ¿Dónde ubicamos la línea que separa ambos sexos, en el supuesto de que haya que colocarla?


Para ello deberíamos diferenciar las conductas, hábitos, sentimientos y forma de afrontar la vida de uno y otro sexo, junto a la gestión de las propias emociones. Podéis ver una interesante descripción de las características o valores definitorios de ambos sexos, según nuestra cultura, en un post de Abuela Cyber: “El Hombre y la Mujer…” (http://abuelaciber1000.blogspot.com/2010/01/el-hombre-y-la-mujer.html) dónde presenta un poema de Victor Hugo alusivo al tema, escrito en el siglo XIX.


Pero, volviendo al tema de mi reflexión personal, por un lado hay comportamientos incuestionables, en tanto son contingentes con la función conservadora de la especie; es decir, aquellos derivados del rol fisiológico, gestante y reproductivo. El embarazo, gestación, parto y amamantamiento es de la mujer, por definición. Pero hay otro sinfín de conductas que se han implantado o adquirido mediante la imposición cultural a través del llamado proceso de socialización. Esas características o comportamientos son definitorios de la feminidad o masculinidad en esa cultura. Su nivel de tolerancia establece el límite entre el macho y el homosexual, entre la mujer femenina y la lesbiana. La sociedad te ubica en un lugar del continuo en función de esa percepción de tu conducta. Si no quieres que te llamen maricón, no muestres comportamientos afeminados, aunque las tengas que reprimir. ¡No pases la línea roja!


Con objeto de plasmar mejor mi idea, he diseñado un esquema donde se puede observar el acople de los factores en la línea continua propuesta:



En la zona A (color rosa) se acumulan los comportamientos femeninos, que son mayoritarios en el extremo izquierdo de la línea y van reduciéndose conforme nos desplazamos a la derecha, donde aparecen mayoritariamente los masculinos, zona B (color verde). Mayor feminidad a la izquierda y mayor masculinidad a la derecha.


También se puede observar que, en un corte transversal, en ningún caso hay una línea pura de actuación masculina o femenina, que se ajuste a los valores que predica nuestra cultura. Siempre aparecen ambas conductas en mayor o menor grado. Cualquier sujeto, sea del sexo que sea, se podrá ubicar en un lugar determinado del continuo, más a la izquierda o más la derecha, pero sin abandonar su parte del sexo contrario.


LA LÍNEA ROJA NO EXISTE, se la han inventado los homófonos, machistas, integristas y reprimidos que se adjudican la vigilancia y el patrimonio de la moral. Su simpleza intelectual les ha privado de ver la esencia del ser humano por encima de convencionalismos históricos y clasistas. El hombre también es corazón, sueña, canta y llora…mientras que la mujer tiene cerebro, piensa, razona con asertividad y es orden. Pero eso no es lo que nos quisieron ensañar, sino señalar los elementos que nos disgregaban, que nos diferenciaban. Y eso hay que empezar a romperlo razonable y responsablemente.


Por tanto, y a modo de conclusión:


1.- Cualquier ser humano se ubica en un determinando lugar del continuo A-B.
2.- Todos tenemos maneras o conductas, en mayor o menor medida, del sexo contrario.
3.- Existe, pues, la superposición de manifestaciones y formas en un solo individuo.
4.- La sociedad establece un límite que determina la línea roja, que no has de sobrepasar, para seguir siendo considerado macho, o hembra, en sentido puro.
5.- Si renuncias a tus propios sentimientos o sensibilidades, que son propios del sexo contrario, estás renunciando a parte de ti mismo.
6.- La rigidez es castradora de sentimientos y expresiones afectivas.
7.- Las sociedades rígidas potencian la expresión de la homofobia. Establecen la línea roja muy próxima a los extremos y los sujetos tienden a ser intolerantes con las expresiones de conductas homosexuales, en el proceso de su propia reafirmación sexual.
8.- La homofobia sostiene una miopía donde se rechaza la esencia de los valores humanos en su sentido más estricto y universal.
9.- La diferenciación entre masculino y femenino solo tiene sentido en lo relacionado con el campo del sexo reproductor.
10.- Los hábitos y costumbres en el rol de género tienen más relación con la cultura, que es quien pone las líneas rojas, que con el propio sexo.
11.- La línea roja no existe, asume y reivindica el respeto a tu posición dentro del continuo.


Finalmente, no querría terminar si aludir a un hecho que, creo, ha determinado actitudes y conductas definitivas en nuestra cultura. Me refiere a esa parte del control y gestión pulsionar, en sentido freudiano. Es falaz, a mi entender, la dicotomía o separación eros-tanatos, vida-muerte, placer-displacer, dicha-sufrimiento. En el ser humano conviven el yang y el ying, lo positivo y lo negativo… en suma, ambas pulsiones forman parte de la vida. Lo curioso es que se ha frustrado y reprimido el culto a la vida (erótica), al placer, a la dicha; mientras se ha potenciado el culto al sufrimiento, al sacrificio y al dolor.


Obsérvese que, según el cristianismo, Cristo redime por el dolor y no por el placer. Ello ha significado establecer modelos de vida fijados en su ejemplar sufrimiento. Algunas mentes han desterrado el placer y lo han asociado al pecado de la carne, del cuerpo, por entender que era el propio demonio el que nos tentaba con él. Nuestro cuerpo es nuestro enemigo, por lo que nos demanda, y hay que domarlo y someterlo, hay que flagelarlo y aplicarle el cilicio.


Un ejemplo claro se ha dado con el sexo. Todo se relacionó con los placeres de la carne, pero nadie pensó que el sexo era la expresión de una necesidad espiritual de encuentro entre dos seres. Se aceptó para reproducirse y se llevó a la mujer a la anorgasmia, aceptando el orgasmo del hombre como mal menor, como algo imprescindible para la eyaculación. Por tanto, si se entiende el sexo como un instrumento de la reproducción, exclusivamente, la búsqueda del placer sexual está proscrita y se acepta en el macho como mal menor, pero nunca una búsqueda contranatural. Desde esta perspectiva, una relación homosexual no busca la reproducción y por tanto no es admisible, es detestable.


Denostar el placer, ensalzar el sufrimiento, es la gran aberración de nuestra cultura, pues crea frustración, y, en consecuencia, genera violencia y desencuentro, disfunción social. Yo creo que el ser humano no ha venido a este mundo a sufrir, sino a disfrutar y compartir el placer de la vida.


En consecuencia, si amas a un amigo o amiga del propio sexo, no le prives, ni te prives, del placer de mostrarle tu afecto y compartirlo. Y si tu tendencia sexual es contraria a tu sexualidad morfológica, y además le quieres, asúmelo y vívelo. Tú eres un ente diferente, único, singular, distinto a los demás, con tus peculiaridades y potencialidades. Saca lo que tengas dentro sin importarte lo que digan los demás. No escondas al artista y creador que habita en tu interior. Desarrolla la espiral de tus potencialidades. Respeta a los demás para exigir que te respeten a ti.


Ubícate en el continuo feminidad-masculinidad. Reivindica tu lugar y tu libre concepción de la sexualidad, pero no quieras imponerla a los demás.

-------------------------



domingo, 24 de enero de 2010

La línea roja del sexo (I) (Contextualizando)





Llevo un tiempo meditando sobre la línea roja que han ido colocando los homófobos y defensores del poder del macho a lo largo de la historia, para diferenciar el sexo masculino y femenino. Aprovechando que Geni ha colgado un post en su blog bajo el título “Homofobia escolar” (lo podéis ver en: http://llampsitrons-crepiq.blogspot.com/2010/01/homofobia-escolar.html) he retomado el tema y me gustaría exponer algunas consideraciones sobre el asunto. Entiéndase que no soy experto en el asunto de la sexualidad humana, aunque sí leído, por lo que el análisis no lo planteo desde esta perspectiva, sino desde el proceso de la evolución social (tampoco soy antropólogo, sino psicólogo social y, sobretodo, librepensador), en suma desde mi propio enfoque, desde mi ventana, con todas las reservas que ello pueda representar.

En primer lugar cabe entender que dentro del concepto de ser humano se incluye tanto al hombre como a la mujer. Parece obvio, pero es conveniente recordarlo. Es decir el ser humano, en su esencia, como tal, es asexuado. Eso no quiere decir que el sexo no tenga influencia en el sistema de relación, sino más bien que no debería ser tan determinante, salvo en lo relativo a su función principal, con todas las connotaciones que conlleva. La represión de la sexualidad y los condicionantes que presenta, son elementos suficientemente complejos para tratarlos aparte y no perdernos aquí en mayores disquisiciones.

La sexualidad es la base intrínseca para el desarrollo y perpetuación de la especie. Es la clave de la reproducción, el instrumento que garantiza la preservación. La realidad es que, en una situación ideal, ambos sexos deberían conjugarse armónicamente asumiendo cada cual su papel reproductor, asignado por la naturaleza. Estaríamos hablando de una sociedad donde sus valores fueran más humanos, donde prevaleciera la evolución de la especie, a nivel general, sobre los intereses particulares de los que se adueñan del poder del grupo.

Pero nuestra sociedad se fraguó en la injusticia, la desigualdad, la violencia y la guerra. Los bienes los creaban la buena gente y los violentos los tomaban por la fuerza, la coacción y la amenaza, cuando no la eliminación física del oponente. El botín de guerra era un elemento de movilización para llevarla a término. La riqueza y su ostentación fue pareja al poder. Por tanto, era la fuerza del “sufrido y aguerrido” combatiente la que se imponía.

El placer sexual era tomado como un botín más en premio al triunfo. La mujer era un objeto de deseo y no vista en términos de igualdad. Todo ello se enmarca en las consecuencias del acto sexual; el hombre disfruta y vase contento, sin secuelas, mientras la mujer queda embarazada, con la carga del hijo. Por tanto, para el hombre el placer sexual es libre de compromiso, mientras para la mujer significa comprometerse en un proyecto de vida nueva. La mujer, como objeto del deseo y del placer, era violentada, usando su cuerpo para el disfrute en contra de su voluntad, por la fuerza, que era una de las cualidades o esencias del macho.

Por otro lado, siguiendo la idea de Engels, la propiedad privada se fragua y necesita de un Estado con sus leyes para prevalecer y trascender de padres a hijos. De aquí surge la necesidad de mantener a la mujer sometida a su esposo, para garantizar que los hijos concebidos por esta sean engendrados por el marido, por el dueño del legado. Su rol se establece desde la subordinación y la debilidad frente a la fuerza y el poder masculino. El modelo familiar encaja en este objetivo, el hombre busca los recursos y la mujer cuida de la casa y los nutrientes familiares, incluso forma a los hijos en la cultura de su pueblo.



Otra cuestión a considerar es que, biológicamente, la función reproductora del hombre acaba en la eyaculación, mientras que la mujer requiere de nueve meses más para dar a luz un hijo. Las guerras fueron diezmando al grupo masculino por los muertos en combate y era imprescindible la reproducción para mantener al grupo competitivo con el entorno. Ello llevó, en muchos casos, a la poligamia. Un solo hombre, en nueve meses, podía fecundar a cuantas mujeres quisiera, mientras que la mujer requería ese periodo de gestación, como ya he comentado. La fábrica estaba ubicada en la mujer (perdón por la expresión tan instrumental). Por tanto, la mujer tenía una doble función, la de dar placer y la de gestar. Era una relación objetal, es decir entendida como un objeto o instrumento. De aquí la necesidad de la sumisión y control de la mujer por parte del macho.

Por otro lado, la sensibilidad, la ternura, la afectividad, se asocia a lo femenino; mientras que la fortaleza, firmeza, dureza, fuerza, musculatura, brutalidad y violencia se asocia al género masculino, cuya característica principal está fundamentada en los valores guerreros y en su capacidad de gestión del grupo, en contraposición a los valores maternales, protectores y nutrientes del rol femenino. Se fraguan los términos sexo fuerte para el hombre y sexo débil para la mujer… ¡Qué ilusos!

Pero eso no es así. En todo caso se impone por la fuerza y la coacción. Las conductas sexuales, o de género, se establecen en consonancia con esta filosofía del desarrollo grupal y del poder, de la cultura de ese pueblo. Entonces se establecen las líneas que separan ambos sexos en cuanto a esas conductas, cómo debe actuar un prototipo de hombre y de mujer. Cualquier incursión en las conductas del otro género era considerada una trasgresión y, por ende, una deshonra. Se van creando dos mundos paralelos, perfectamente delimitados y estancos, donde no se puede traspasar la línea divisoria sin entrar en conflicto social o de reputación.

Para ello se ha sacrificado el conocimiento y potenciación de las emociones y sentimientos que, emanando de nuestro interior, no eran compatibles con la norma. Había, pues, que reprimirlos. Es decir, que un hombre no podía mostrarse sensible y exponer su parte femenina sin entrar en conflicto o ser catalogado como homosexual, salvo en los casos que se entendiera expresión artística, poética o musical, que aceptaba este tipo de expresión. Lo mismo ocurría con la mujer, pero en sentido inverso. Se amputó al hombre su parte femenina y a la mujer su parte masculina.

Aludía antes a la cultura de los pueblo. Esta cultura se enlaza con las convicciones religiosas, que son, al fin y al cabo, los grandes pilares de los valores y principios que sustenta esa sociedad. La religión instaura y ampara estas diferenciaciones. Es más, las consolida mediante el dogma y el propio concepto de creación. La Biblia estable que Dios creó a Adán y después, de una de sus costillas, sacó a Eva, dado que estaba solo y aburrido, para que le acompañara y se reprodujera. Claro, yo de pequeño, al amparo de esta versión, entendía el discurso en el que el hombre era superior a la mujer y, a la vez, su dueño, puesto que había salido de su propia costilla para ponerla a su servicio.

Este conglomerado de ideas, formas de entender la vida y las relaciones humanas y de grupo, persiste a lo largo del tiempo en nuestra sociedad. Es más, existen grupos de sujetos que son adeptos a estos principios, bien a través de los planteamientos religiosos, de los políticos o de los filosóficos. En todo caso, entiendo, que defienden un inmovilismo ventajoso para ellos o, al menos, de pereza intelectual o de incapacidad de ir más allá en sus razonamientos. Por tanto, la homofobia está servida como propuesta educacional.

Someto a la consideración del lector los conceptos de querer y amar. Yo ubico al verbo querer dentro de la satisfacción de una necesidad, de un deseo, enfocándolo hacia un objeto determinado que instrumentaliza su complacencia. La sexualidad es una necesidad fisiológica aceptada y definida por los expertos como incuestionable, por lo que responde a un deseo innato con base reproductiva. La pasión, el ardor y la fogosidad propia de la sexualidad es un claro exponente de ello. Suele estar enfocado casi siempre hacia el sexo contrario, pero la satisfacción sexual no se canaliza necesaria y exclusivamente hacia sexo contrario, sobretodo en lo referente al placer. Podemos encontrar placer en muy diversos objetos y sujetos, desde la autosatisfacción, hasta las fantasías más peregrinas..

El amor, por el contrario, es más objetivo, menos centrado en la satisfacción personal. Es un elemento sublime de la relación humana y no suele implicar posesión, sino respeto a la individualidad y desprendimiento. El amor pretende la realización del otro, la admiración de la belleza, la sorpresa y encantamiento que se siente ante lo excelso, respetando su individualidad, su idiosincrasia e independencia. Existe una identificación con la otra persona, por lo que cualquier cuestión buena para ella lo es para nosotros.

Ambas cosas suelen acompasarse en la relación de pareja, si bien, en un principio, el querer se superpone al amor, después se va cambiando el orden, prevaleciendo el amor sobre el querer, cuando todo evoluciona positivamente. Sin embargo, en la amistad predomina el amor, en la relación con los hijos y los padres también. Mientras más necesidad se tenga del otro más se establece el querer y más nos alejamos del amor desprendido. Mientras más se necesite al otro más se tiende a su control posesivo, si bien la sinrazón puede hacernos caer en la dependencia del otro, del objeto de deseo y, por ende, convertirnos en sumisos ante él o ella; en dominados

El amor también significa caricias, contacto y connivencia. Es esa química que se siente ante y con la otra persona. Por tanto, cuando amas a alguien, sea tu hijo, tu madre o tu amigo o amiga, sientes la necesidad de abrazarlo, de tocarlo y besarlo. Y, claro, como el amor no tiene sexo, ese sentimiento se puede dar hacia las personas del propio sexo. Entonces llegan los homófonos, los machistas e integristas de la tradición más anacrónica y catalogan esta situación, de expresión afectiva, como anómala, perversa y patológica. Pobre gente. Su mente cerrada les ha llevados a no comprender la esencia del ser humano y pretenden encapsularlo en unas normas obsoletas y represoras que maten parte de su ser.

No querría pasar el tema sin hacer alusión a otro aspecto. Me refiero al de la disonancia cuerpo-sexo. El cuerpo humano no desarrolla la sexualidad hasta la pubertad, aunque esté dotado, anatómicamente, de unos órganos sexuales determinados. Quiero decir con ello, que existen sujetos sexualmente contrarios a su fisionomía, lo que les crea un importante y significativo conflicto consigo mismos y con la sociedad. Son hombres atrapados en cuerpos de mujeres o mujeres atrapadas en cuerpos de hombres. Por suerte, hoy se están resolviendo con la llamada “Cirugia de Reasignación Sexual”.

Por tanto, entiendo, que un sujeto se identifica con unas vivencias y actitudes emocionales asociadas a un género, generalmente coincidente con su presencia física, con su cuerpo. Pero no tiene por qué ser siempre así, pudiendo producirse el desajuste que lleva a la expresión de la homosexualidad, que no ha de desembocar forzosamente a la cirugía de reasignación sexual, manteniendo su propia anatomía intacta.

La realidad es que determinadas mentes enfermas, consideraron a la homosexualidad como una enfermedad y siguen en sus trece muchos sujetos de sexualidad dudosa, amparados en el ejercicio del celibato o de la idea del más puro machismo.

Sé que el tema es amplio y complejo, que requiere mayor reflexión y análisis, que nos quedamos cortos, con lagunas y ausencias argumentales significativas. Pero una entrada de un blog no puede convertirse en un tratado sobre la concepción social de la sexualidad y su influencia en las relaciones humanas y de poder, ni tampoco lo pretendo. En todo caso es la expresión de unas ideas personales que se plasman para contrastarlas dentro de “mis cosas”. La función de lo expuesto hasta ahora es solo contextualizar el problema. a través del análisis del proceso evolutivo de nuestra sociedad, con mayor o menor acierto, con el ánimo de sacar las conclusiones que expondré en el siguiente post.

viernes, 22 de enero de 2010

Y con la banca qué hacemos?


Obama ha dicho que nunca más permitirán que los bancos tomen como rehenes a los contribuyentes en alusión a lo que ha pasado con la banca y la generación de la crisis. Que la banca deberán devolver, mediante tributos, los dineros que el Estado ha puesto a su disposición y que se publicarán leyes para evitar la vulnerabilidad de los clientes y que la banca especule en la bolsa con su propio dinero. La banca ha de estar para servir al cliente.

Será Obama, el nuevo Thomas Jefferson (1743-1826), el que fue tercer Presidente de los EEUU desde 1801 a 1809. Este señor dijo, con referencia la banca:
“Considero que las entidades bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que las fuerzas militares… Si los ciudadanos americanos permiten a los bancos privados controlar la moneda, primero mediante la inflación, y después mediante la deflación, la banca y las corporaciones que proliferen alrededor (de los bancos) despojarán a los ciudadanos de toda la propiedad hasta que sus hijos se queden sin casas en un continente que conquistaron sus padres y a quienes pertenece todo lo que haya alrededor”.

No era el Sr. Jefferson un opositor a la propiedad privada, ni precursor de los principios marxistas, sino un adelantado de la estructura democrática, si bien hay quien sostiene que formaba parte de una corriente del liberalismo que, en cierto sentido, era anticapitalista. Sorprende la actualidad de las palabras y de las inquietudes de Jefferson.

Yo sí quiero hacer algunas observaciones. Es sorprendente el nivel de ingresos y beneficios que acumula la banca. Lo curioso es que todo lo sostienen con la ayuda del dinero de los impositores. Es decir, tú le dejas el dinero que ahorras y ellos se lo prestan a tus hijos a unos intereses muy por encima de los que te dan a ti. Eso sí, con garantía absoluta de recuperarlo o hacerse con la propiedad que avala el préstamo. Son pues, maestros de la especulación. Especulación que muestran en sus inversiones financieras y empresariales.

Nos alarmamos de lo que ganan los políticos y de lo poco que hacen, pero difícilmente nos fijamos en los ingresos multimillonarios de estos señores que guardan nuestros dineros, de sus retribuciones y primas escalofriantes, de sus contratos blindados y otra serie de artimañas que emplean para su beneficio. No me digan que lo hacen porque actúan con su dinero, que no es cierto, lo hacen con el dinero del impositor, como ya he dicho y lo que deben hacer es servir a sus clientes y no chuparles la sangre, succionársele de forma morbosa.

Su habilidad les ha llevado a tener como rehenes a los partidos políticos, como acreedores que son. Les pueden conceder créditos, incluso, perdonar deudas si son buenos con ellos, de lo contrario podrían arruinarlos y acorralarlos ante los tribunales. Esta tácita alianza, supuesta, tiene muchos visos de ser una realidad que resulta beneficiosa para ambos. Y entonces mi pregunta es: ¿Quién le pondrá el cascabel al gato?

En todo caso, yo le deseo buena suerte al señor Obama en este cometido y me alegro por su pueblo y por la repercusión a nivel mundial que pudiera tener esta decisión.

sábado, 16 de enero de 2010

Negra y tenebrosa noche


Estoy compungido y desolado, triste y preocupado tras la crisis del sistema, tras las muertes de Haití, tras las injusticias del mundo y la sinrazón que nos invade. Estas son mis cosas, mis reflexiones presentadas en forma de poema, que las comparto contigo. Uno ya empieza a estar harto, cansado de tanto impresentable y manipulador y de ver la lúgubre noche que nos amenaza.

Y tú, tirano, me dices:



“No mires en tu interior,
sino mírame a la cara,
que soy quien tiene el poder
de decidir tu mañana”.


Y yo, rebelde, respondo:


Negra y tenebrosa noche,
noche negra
amenazante y soberbia,
que amedrentas desde el mar
al amparo de la sombra.

Viento bronco y desalmado,
viento frío, viento helado
que me gritas al odio,
que me espantas e intimidas
dejándome en desamparo.

Mar retador y bravío,
mar vigoroso y osado,
orgulloso y altanero
de oscuro abismo cargado
con amenazas de muerte,
hacia el fondo sepultado.

Ola asoladora inmensa,
soberbiamente dotada,
coronada por espumas
que me lanzas a la cara
para cegarme los ojos,
para acobardar mi alma.

Oscuridad ofuscadora
que bloquea mi mirada,
que no deja vislumbrar
el horizonte perdido,
la suerte de mi mañana.

Al fondo vislumbro algo,
los confines de otra vida
si venzo tanta patraña,
si lanzo mi vela al viento,
si remo con mucha saña.

Ahora voy comprendiendo
por qué se da esta alianza
entre la noche y el viento,
entre la mar y las sombras
junto a esa ola espumada.

Quieren cambiarme mi barca,
que navegue sobre el miedo,
que abandone la esperanza,
que convierta en bajel viejo
la ilusión que me acompaña,
que abandone mis ideas
y me preste a su doctrina,
a su credo y su enseñanza.

Aunque navegue en un bote,
aunque sea insignificancia,
flotaré como la espuma
sobre las aguas bravías
al amparo de mi barca.

Así no podrán conmigo
y aguantaré sus bravatas
hasta las claras del día
que me abra las ventanas
y poder mirar al frente
y poder buscar con calma
el horizonte perdido
que me lleve a la esperanza.

Gritad, malditos jodidos,
clamad vuestras amenazas
que por mucho que gritéis
el miedo no me hace mella,
el miedo no me atenaza,
el miedo a viejos fantasmas
erradiqué de mi vida,
lo lancé al fondo del mar
sepultándolo en la nada.

Políticos y vampiros,
cardenales de gran pancha,
saprofitos y banqueros,
ladrones, desfalcadores,
guantes blancos,
moral flaca
y corrupciones a manta.
¿Qué buscáis con el discurso
que quiere prender mi alma?

Sobre el agua de la noche,
mecido sobre olas blancas,
cargado de fuerza nueva,
duermo tranquilo mis sueños.
Contra mí no pueden nada,
soy yo el dueño de mi rumbo,
quien burla sus pretensiones,
quien busca mis horizontes
y gestiona mi esperanza.

jueves, 14 de enero de 2010

La muerte es cobarde




La muerte es cobarde porque siempre se ceba con los débiles, con los indefensos, con los marginados, enfermos, hambrientos, pobres, ancianos… Arrebata la vida a los menos desarrollados, a los sin recursos.

A los poderosos le tiene miedo. A ellos obedece. La mandan a los sitios más inusitados a ejercer su innoble oficio. Se embriaga en la sangre de la guerra, montada en el caballo de la sinrazón, se carcajea con el hambre de los desheredados, se vanagloria de su poder ante los enfermos, se mofa de los ancianos… Pero con ellos no puede. Los ha de esperar al final, cuando ya están viejos y decaídos, cuando Cronos se le alía al cumplir el ciclo de la vida. Mientras tanto no se atreve con ellos, con los poderosos y ricos. Solo se permite, montada en la idiocia de una vida hedonista, acechar en la curva de una carretera, oculta en una botella de alcohol o dosis de sustancias prohibidas, para arrebatar furtivamente una vida joven del civilizado mundo.

Solo hace falta darse una vuelta por el planeta. La esperanza de vida al nacer lo dice todo. Según dónde, nada más nacer la ves venir merodeando amenazante. La conocerás por el entorno. Siempre va acompañada de miseria, enfermedad, desamparo, hambre y necesidad, de conflictos y de mala calidad de vida. Detrás de ella se nota la sonrisa de los otros, de los que la resisten y dominan, de los que, sabiéndote sufridor, se vanaglorian de su privilegio y de sus recursos para afrontarla. Ellos son los poderosos, los que la doblegan, los que solo se entregan cuando el dios Cronos les amenaza.

Lo grave, amigos míos, es que cuando se cabrea lo paga con los más débiles. Con aquellos con los que puede. Es esa cobardía de actuar con el sumiso, con el vencido, con el decrépito y humillado… Así se siente poderosa, como le enseñaron sus padres: “Yo soy más mientras tu seas menos”.

En estos días nos ha hecho una exhibición de su fuerza. Ha arrasado Haití, el país más pobre de Latinoamérica. Qué cobardía. Se cebó en un pobre pueblo cargado de miseria y necesidad. Ahora nos toca a los demás ser solidarios, ayudar a superar la situación insuperable. ¿Podremos o sabremos desviar los dineros que le dimos a la banca para su salvación económica, hacia la salvación de esa gente, que son más importantes? O tal vez, el dinero se aferre desesperadamente a sus dueños, teniendo miedo unirse a la miseria de ese pueblo y se niegue a ir…

Esta muerte miserable y cobarde me persigue a mí y a todos. De momento yo soy más rápido, pero ella se sabe ganadora, por eso me deja una vida por delante, una vida de ventaja. Al final sucumbiremos, incluso esos prepotentes y caprichosos sujetos que la burlan con su poder terrenal. Nuestro final está en el mar, allí van a diluirse todos los ríos perdiendo su identidad. No piensen, señores, que la van a esquivar siempre… Todo lo que nace muere.

Este es mi homenaje a ese pueblo que sufre en sus carnes un desastre natural potenciado por su pobreza, el pueblo haitiano. Por cierto, os exhorto a colaborar con alguna ONG o sistema de ayuda para hacer más llevadera la situación.

domingo, 10 de enero de 2010

Money, Money (Concluyendo) (III)

Ante todo quiero agradecer los comentarios que cada uno ha ido colocando sobre las dos entradas anteriores. Era mi intención tocar el tema del dinero, dentro de la triada de los deseos típicos navideños de salud, dinero y amor. El debate está siendo interesante y han surgido otros temas que merecen mayor reflexión, que han manifestado lo poliédrica que es la vida, las interacciones y complejidades que se dan, entrelazando toda nuestra existencia, desde lo fisiológico hasta la elaboración mental o cognitiva de los estímulos, de las creencias, la espiritualidad, los principios, esquemas educacionales, las ideologías y todo lo relacionado con las evolución y proceso vital. De todas formas, pretendo plasmar algunas cuestiones o conclusiones que, bajo mi punto de vista y siguiendo el objetivo de este post, clarifiquen el objeto final de la exposición.

Entiendo el dinero como higienizante siguiendo la teoría de Herzberg. Su objetivo debe ser cubrir las necesidades básicas, dado el sistema comercial imperante, pero nunca es aconsejable que sea un fin en sí mismo. Indudablemente, el primer objetivo del sujeto es sobrevivir, después viene el realizarse.

Si bien es cierto que no todo el mundo necesita la misma cantidad de dinero, que los hábitos, los recursos, la personalidad y las culturas definen los límites, existen variables que pueden enmarcar un uso adecuado. La raya está en saber usarlo para satisfacer lo material y dejarnos en disposición de acometer otras empresas de mayor interés para el desarrollo personal, lo que implica un problema de priorización. Si priorizamos el dinero, al amparo de la avaricia y la codicia, aflora un desajuste entre los intereses reales del proceso evolutivo personal y la inmadurez deslumbrada que le pone freno a esta, bloqueando dicho proceso y creándose, pues, la iniquidad, la miseria, el hambre y las desigualdades al amparo del egoísmo insolidario.

La historia se ha fraguado desde la injusticia, la tiranía, el despotismo, la guerra y la rapiña, como ya he mencionado en alguna otra ocasión, en contraposición a los valores humanos y al respeto. Los grupos sociales, estructurados jerárquicamente, se enfrentaban a otros grupos en la lucha por los recursos y el ejercicio del poder. Pero el propio poder intragrupo era autoritario e irrespetuoso con los que se desviaban de las normas o las cuestionaban, con aquellos que se rebelaban contra la injusticia, que no aceptaban las deferencias jerárquicas y se sometían a los designios del poder.

El sistema capitalista es hijo de esa madre, se fundamenta en la desigualdad, en la explotación del asalariado por parte del capital, en la usura y la sutil sustracción, a bajo precio, de las materias primas para elaborar productos que se venderán al mayor precio posible. No importa que se deje sembrado el camino de injusticias. El dinero no tiene moral porque el usurero tampoco la tiene.

Ese poder asimétrico lleva inherente el mantenimiento de la pobreza. Para ello es imprescindible controlar los recursos que necesitan los otros para subsistir. De esa forma, el pobre lucha por cubrir sus necesidades y se humilla ante el poderoso, poniéndose a su servicio con tal de que le suministre esos recursos que precisa para su subsistencia.

No le interesa, al poderoso, desarrollar el intelecto del pobre para que le cuestione su capacidad de dirigir y protegerlo. El pobre, falto de recursos intelectuales y materiales, se someterá a la protección de su señor para que este, con mejor criterio, le ampare ante las vicisitudes de la vida. Esto fue así hasta que se destaparon las conciencias y denunciaron esta infamia. Desde entonces andamos en la lucha por intentar implantar un sistema más justo y equitativo; pero la resistencia del poder, al amparo de la manipulación de las conciencias, la alienación y el uso de los medios de comunicación y los procesos educativos que imparten sus aliados, que usan como instrumentos, parece más efectiva.

No han funcionado los intentos revolucionarios por las armas, derrocamientos e instauraciones de ideologías que pregonaban la igualdad y la justicia, eso es evidente, aunque han sido un revulsivo importante. En todo caso, el sistema democrático ha mejorado la calidad de vida del ciudadano medio. Pero el fondo sigue siendo la educación, la formación e incremento de capacidades de discernimiento de los sujetos, el desarrollo de la inteligencia y sus potencialidades desde un sistema social justo y centrado en el ser humano, en lugar de en “las cosas”. El control de la educación es clave, por eso se resisten a la instauración de la asignatura EpC. Porque el poder, en última instancia, reside en la inteligencia y el conocimiento.

De todas formas son sibilinos. Permitidme una anécdota. Recuerdo una ocasión en que discutíamos de la injusticia distributiva, de las desigualdades y derivados. Un sujeto de poder adquisitivo superior, es decir ricachón, me sugirió que repartiera con los pobres mi patrimonio: “Dale tú lo que tienes si tanta justicia quieres”. Es esa eterna patraña que suelen emplear para descalificar los discursos reivindicativos. Mi respuesta fue: “Yo creo que los demás deberían estar como yo estoy, si les doy lo mío me sumaré a su pobreza, y tú seguirás siendo rico, pero si se lo das tú, ellos estarán como yo ahora y tú también… seremos más iguales”… Pues el jodido me retiró el saludo por una temporada.

Estas son algunas de mis conclusiones, de mis reflexiones finales, pero seguro que todo el que haya pensado sobre el asunto debe tener una visión personal muy interesante de esa vida poliédrica a la que me he referido. De todas formas, tengo la sensación de haberme vuelto a enrollar en exceso, pues cuando las neuronas comienzan su proceso es difícil pararlas. Disculpad, una vez más, pero solo he seguido el curso de mi pensamiento y sigo teniendo la sensación de haber obviado cosas importantes… el pensamiento sigue su curso…

------------------------
El video es muy espresivo:


jueves, 7 de enero de 2010

Money, Money (Interacción mente-cuerpo y me llevo una) (II)


En el ser humano se dan dos dimensiones que interactúan para su desarrollo. Por un lado está el cuerpo o soporte físico, que elabora y convierte las materias o nutrientes en la energía necesaria para subsistir, y por otro la mente, la psique, donde se produce el proceso cognitivo que sustenta el procedimiento del razonamiento, las emociones y las vivencias que se van desarrollando a lo largo de la vida. El cuerpo es un organismo tremendamente complejo, una máquina rayando la perfección desde el punto de vista funcional. Eso sí, está en interacción con otros organismos vivos con los que compite por sobrevivir.

Ello implica la lucha, el interés por arrebatar la energía que poseen los otros, para alimentarse, para desarrollarse y crecer, aunque entrañe la destrucción de los demás. Lo primero es su propia subsistencia y proyección, la conservación y evolución de su especia. En este contexto nos alimentamos de otros seres, a la vez que existen otros depredadores nuestros, eliminados en su mayoría a través del uso de la fuerza e inteligencia desarrollada en grupo, de la invención y utilización de herramientas. Quedan depredadores microscópicos, agentes patógenos que pretenden alimentarse de nuestra energía, colonizar nuestro interior para desarrollarse a nuestra costa. La investigación médica y biológica está en la lucha por eliminarlos a ellos en defensa propia. La conjunción de una mente sana, capaz de desarrollar todas las potencialidades del ser humano, solo es posible cuando está soportada por un cuerpo sano en el sentido funcional.

En todo caso, la mente es la encargada de elaborar, analizar y racionalizar todos los estímulos que recibe del exterior, de realizar la función primordial y diferenciadora del ser humano, mediante el uso de la inteligencia, hasta llevarlo al sumo y gran objetivo de la autorrealización, que, entiendo, entroncado con la sabiduría. Por ello, podríamos comprender aquella famosa frase de Decimus Iunius Iuvenalisen: “Mens sana in corpore sano”.

Por tanto, el cuerpo es el soporte de la mente, es el encargado de su mantenimiento y nutrición energética. Todo está ordenado y organizado para que el ser humano evolucione mentalmente, psicológicamente hasta la autorrealización, hasta el máximo nivel posible del conocimiento y de la sabiduría en su sentido más amplio.

La mente, en justa correspondencia, sabe que sin él no puede subsistir y prioriza sus esfuerzos y su interés en conseguir que funcione esa máquina, que le alimenta de la energía necesaria para su funcionamiento. Existe una alianza tácita: Yo te alimento, pero tú priorizas las necesidades básicas que tengo para poder hacerlo. Es decir, tu principal interés, como ser inteligente, ha de ser mantener vivo ese cuerpo, proporcionar la satisfacción de las referidas necesidades básicas para que pueda cumplir con su cometido.

Por consiguiente, lo primero es el cuerpo. La mente se vuelca en su sustento antes que en otras cosas y, una vez cubierto ese objetivo, se plantea otros menos materiales o biológicos. Cuando se han cubierto las otras necesidades la mente desarrolla el intelecto con mayor fertilidad. Ello no es caprichoso, bajo mi punto de vista, sino producto de la lógica liberación de las energías e interés que antes se enfocaban a la alimentación y sostenimiento del cuerpo.

En este sentido, hago una llamada de nuevo para analizar la pirámide que Maslow nos propone y dejé reflejada en la entrada anterior. Supongamos que cada sujeto tiene un potencial energético para desarrollarse. Esa capacidad la deberá emplear en aquella actividad que priorice, en función de la cobertura que haga de las necesidades ancladas en cada una de las fases anteriores o escalones de la pirámide. Mientras más energía tenga que emplear en cubrir sus necesidades básicas de alimentación, menos posibilidades tendrá de actuar sobre las otras y más se centrará en la actividad manual y de producción de los bienes que satisfagan ese déficit. El escalón primero (fisiología) y el segundo (seguridad) tienen un claro componente corporal, mientras que el componente intelectual se va fraguando en la consecución de los posteriores hasta llegar al vértice con la autorrealización. Como ya he dicho, lo principal es la subsistencia del cuerpo para poder avanzar en lo demás a posteriori.

Concluyo, en primer orden, que esta alianza mente-cuerpo, formando la unidad funcional que representa el ser humano, tiene como objetivo único y específico la autorrealización de este, de forma individual y, por ende, colectiva, mediante el proceso de socialización. Por tanto, la estructura social debe y ha de responder a este gran objetivo general, priorizando la evolución individual y libre de cada sujeto, articulando una sociedad respetuosa y potenciadota de los valores individuales, orquestados hacia una mejora social compatible con la evolución intra e intersujetos.

Una sociedad justa, bajo mi punto de vista, antepone el desarrollo de todos y cada uno de sus miembros en igualdad de condiciones; crea las estructuras sociales al servicio del ciudadano y no lo subyuga, a esta, de forma esclavista, sino racionalmente, mirando el progreso y evolución colectivos del que se nutran todos sus miembros. La historia nos ha engañado... claro que, la historia siempre la escriben los vencedores, los que ostentan el poder y, por ello, pueden manipular y conformar sujetos en función de sus propios intereses.

Los inteligentes poderes de la política económica y social que, a lo largo de la historia, han ido ejercitando el mando y la administración de la cosa pública, han sabido situarse en un plano superior de la pirámide, al tener cubiertas sus necesidades básicas, lo que les ha permitido una mayor capacidad de desarrollo intelectual. Esto, a su vez, ha sido usado perversamente. Manteniendo a la clase productiva, la que crea o cultiva los elementos necesarios para satisfacer sus necesidades básicas, en un plano de inferioridad, de mayor necesidad y sometidos al esfuerzo de cubrir sus propias necesidades elementales de subsistencia, los han embrutecido, subyugado y controlado bajo parámetros sociales injustos.

Si mantenemos enredado y ocupado al colectivo social inferior en la cobertura del primer nivel de la pirámide, en el sustento, el pan y el agua, con una dosis de palo complementaria, podremos controlarlo. No le dejaremos acceso al conocimiento, a la cultura y a desarrollar su nivel intelectual. No podrá, ni se preocupará de ello, dado que estará ocupado en cosas más terrenales. La pobreza y la riqueza serán estados admitidos socialmente, no exentos de resignación y fraguados en el clasismo, y potenciados por creencias y esquemas que merecen otra reflexión propia, singular y extensa.

El premio a la pobreza es diferido. Recordemos: “es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico entre al Reino de los Cielos”... y el pobre cree que ahí esta su salvación, su premio diferido, su tarjeta de presentación en el Reino de los Cielos. Por tanto, resignación que estos, los ricos, irán al infierno y nosotros, los pobres, entraremos en la morada divina. Dios nunca perdonará el papel de sostén que están ejerciendo las religiones que hablan en su nombre. Claro que, si a ese Dios se lo inventaron ellos mismos para controlar, estructurar y consolidar, desde un punto de vista moral, esta sociedad injusta, pero tremendamente rentable para ellos, deberá ser su aliado y nos dejará a los demás con el culo al aire... ¡Qué injusta es la vida....! De ahí lo de me llevo una, en el título de la entrada.