viernes, 28 de marzo de 2008

Una visión social de los últimos 25 años

Queridos amigos y amigas, para los que no pudieron acudir al congreso o quieran ahondar en en la ponencia que presenté, os ofrezco la posibilidad de su lectura en mi blog. Como siempre estoy abierto a vuestros comentarios enriquecedores. Si estáis interesados en el ppt a que se hace referencia, lo puedo remitir por correo electrónico si me pasáis vuestra dirección e-mail.
--------------------------------------------------------
-------------
XXV CONGRESO NACIONAL DE ENFERMERIA DE SALUD MENTAL


25 AÑOS DE PROFESIÓN A TRES VOCES

Una visión social

Ponente: Antonio Porras Cabrera
Salamanca 2008


Introducción

Ante todo quiero hacer patente mi agradecimiento al comité organizador por haberme invitado a participar en esta mesa redonda con un tema tan interesante como el que se me ha propuesto, y en este marco impresionante que conforma la ciudad de Salamanca. Supongo que la invitación se deba más a mi madurez cronológica que a otra cuestión, justificando la argumentación desde la perspectiva de las vivencias directas a las que nos vimos sometidos los sujetos de mi generación.

Con objeto de situarnos en la realidad de hace 25 años me he permitido preparar un ppt audiovisual que, llevándonos a vuelapluma por nuestra historia, nos ubique en el momento histórico en que aparecemos como asociación.

No obstante, sin desmerecer la alusión a los hitos que se produjeron, quiero compartir con todos ustedes unas reflexiones de calado social e ideológico, que justifican los posicionamientos de los ciudadanos y de su compromiso social, sobre todo en profesiones como la nuestra, en la década de los 80.

En primer lugar, me gustaría clarificar algunos conceptos de componente socio-político que definen actitudes y conductas. Me refiero a la diferenciación entre ciudadano soberano y ciudadano súbdito. En el primer caso estamos hablando de un país que se gobierna mediante el reconocimiento de la soberanía popular, por lo que dicho gobierno es fruto de la delegación del poder y la autoridad del ciudadano, mediante el voto, en otros sujetos que nos ofrecen gestionar nuestros intereses mediante un compromiso político temporal objetivado. En el segundo caso, (súbdito: sujeto a la autoridad de un superior), el poder de decisión lo ejerce el gobierno desde la propia autoridad que le confiere un sistema impositivo, basado en el dictado de la norma y amparado por la tradición, la fuerza abusiva, e incluso la alusión a la “Gracia de Dios”, lo que justificaría la asimetría que descalifica la capacidad de decisión del ciudadano.

Nuestra historia está llena de etapas ciudadano-súbdito y cuando ha aflorado el planteamiento ciudadano-soberano ha terminado en conflicto, incomprensión, guerra, muerte e imposición de la fuerza; o sea, dictado y sumisión, con lo que queda el pueblo apartado de las decisiones y de su implicación voluntaria en la historia. El siglo XIX es un buen ejemplo de ello, con posicionamientos defendiendo el absolutismo de Fernando VII, en contraposición al liberalismo representado en la Constitución de Cádiz de 1812, defendida por Riego, Torrijos, etc y que culminó con la ejecución de estos en la llamada “década ominosa”, de 1823 a 1833; así como el fracaso de la Primera República y, ya en el siglo XX, la Segunda, con la instauración del régimen franquista, que pervive hasta la transición democrática. Previa a nuestra transición, el 25 de abril de 1974, se había producido la “Revolución de los claveles” que dio fin a la dictadura salazarista en Portugal, que se mantenía desde el año 1926, siendo la más longeva de Europa.

Por tanto, las tendencias del pensamiento o el espíritu de la época (al que los pensadores alemanes denominaron Zeitgeist) marcaban el camino a seguir. En Europa corrían otros aires desde hacía tiempo y España iba contracorriente. Ahora, ese aire fresco nos llenó de ilusión y nos hizo pensar que no éramos tan diferentes como se nos había querido hacer ver. Los vientos surgidos tras la contienda mundial, y reconducidos en el mayo del 68 parisino, iban cargados de libertad, democracia, respeto ideológico, diversidad, soberanía popular, progreso y los valores que se habían consolidado a lo largo de los años en Europa, todo ello dentro de un sistema de mercado libre. Este era el espíritu de la época y a este carro llevábamos tiempo intentando subir los españoles y, al fin, lo conseguimos.


Década de los 80

Siguiendo, pues, esta tendencia, en la década de los 80, se fraguó el cambio tranquilo y la consolidación del sistema democrático. Aun siendo muchos los problemas heredados, como el terrorismo que sigue golpeando despiadadamente (ETA y GRAPO), alto nivel de inflación, un país en vías de desarrollo con multitud de problemática laboral, vías de comunicación arcaicas, un sistema educativo mal estructurado para los nuevos tiempos, una administración pública lenta y compleja, un sistema sanitario injusto, con beneficencia y recursos dispersos, un mundo de desigualdad en muchos aspectos, pero sobre todo de género… En suma, un país más cerca de África que de Europa en el sentido de desarrollo económico, social y político.

En 1982 se había producido una metamorfosis en la mentalidad política de la ciudadanía. Se acababa de salir de una dictadura. Se había elaborado una constitución consensuada y establecido un sistema democrático, a lo que no había sido ajeno el apoyo aséptico de la Iglesia con Monseñor Tarancón a la cabeza. La inquietud y demanda ciudadana sobrepasaba, en cierto sentido, la propia evolución política. Se conforma el Estado de las Autonomías como clave descentralizadora para acercar la gestión de la cosa pública al ciudadano. El riesgo involucionista se había conjurado con el fracaso del 23F y la posición de la monarquía. Finalmente, la demanda social de cambio se plasmó en las elecciones de Octubre, dando mayoría abrumadora al Partido Socialista. Este hecho fue un hito importantísimo en la normalización de la convivencia ciudadana. El espejo europeo nos retrataba y la inquietud social y política de la gente tenía proyección participativa y de integración en Europa.

En esta situación nos encontramos con una generación joven, muy luchadora, concienciada y altruista, que toma la bandera del cambio implicándose en el mismo. Son el motor de ese cambio que arrasa el posicionamiento más conservador y nos acerca a Europa ideológica y políticamente. Lo forma un conjunto de gente emprendedora y comprometida, que se asocia e implica para lograr objetivos de mejora. Hay muchas cosas por cambiar y solo se pueden hacer si el pueblo llano se vuelca en su consecución. La reforma sanitaria y psiquiátrica es un ejemplo de implicación de los profesionales para llevarla a buen término.

Pero, vayamos por partes. Si nos centramos en el tema de mayor interés para nosotros, el sistema sanitario, hemos de remarcar que, en los años 80, este se basaba en varios elementos y organismos de servicio, como son:
-
El INP y su red asistencial como cobertura a los afiliados a la Seguridad Social.
Los hospitales de diputaciones y ayuntamientos, orientados, básicamente, a la beneficencia, para lo que debías tener el reconocimiento mediante la “cartilla de pobre”.
La red asistencial del ministerio, que se especializaba en el tratamiento de enfermedades muy concretas, tuberculosis, polio, etc. y en campañas de prevención y detección muy puntuales.
Los hospitales y centros de las órdenes religiosas, donde se conjugaba lo privado con la caridad.
Los hospitales y centros privados, de difícil acceso al asalariado por el coste de sus servicios.
Los conciertos con la asistencia privada para cubrir demanda de la Seguridad Social.

En las elecciones del Octubre de 1982 consigue una mayoría abrumadora el Partido Socialista, como ya hemos referido, e inicia la legislatura llamada del cambio. Se legisla, mediante leyes generales, al amparo de la Constitución, sobre igualdad de género, equidad, aspectos de desarrollo social, profundizando en la línea que ya se había iniciado. Entre otras:

La Ley General de Sanidad y la creación del Sistema Nacional de Salud (SNS) ordenan y universalizan la asistencia sanitaria en su conjunto, especialmente referida a los servicios públicos.

Ley de incompatibilidades que afectó muy directamente a nuestra profesión.

Ley orgánica de despenalización del aborto en determinados supuestos.

Ley de Integración Social de los Minusválidos (Ley 13/1982 de 7 de abril)

Ley del divorcio de 1981 (Ley 30/1981 de 7 de julio).

Ley Orgánica de Reforma Universitaria (LRU) (Ley 11/1983 de 25 de agosto). Se crean e invierte en nuevas universidades, acercando al ciudadano el conocimiento y la formación universitaria, y se estructura su funcionamiento.

Con relación al mundo económico y financiero se produce un gran revuelo con la expropiación de RUMASA. Son sonados los enfrentamientos del Sr. Ruiz Mateos con el Sr. Boyer, ministro de hacienda a la sazón.

En esta etapa, no podemos olvidar el empuje desplegado por el feminismo. Ello dio protagonismo a la mujer en el mundo del trabajo, académico, social, político y en la toma de decisiones, rompiendo con el esquema servilista y sumiso que arrastraba del pasado, aunque este proceso no se haya dado aún por concluido y se mantengan situaciones de discriminación.

Por otro lado, la entrada en la OTAN, significó una alianza con las democracias occidentales, que vacunó al ejército contra intentonas golpistas y lo redefinió y modernizó conceptual e ideológicamente.

La entrada en la Comunidad Económica Europea (CEE) afianzó el sistema democrático y nos abrió la puerta del desarrollo económico y social en convergencia con el resto de países de la CEE. Los fondos de cohesión motorizan este desarrollo y nos dotan de vías de comunicación e infraestructuras adecuadas a nuestras necesidades inmediatas.

Desde el punto de vista político, la evolución va consolidándose. Aparecen aún elementos desestabilizadores, sobre todo relacionados con el terrorismo y el contraterrorismo. La desaparición definitiva del los GAL en 1986, rompe una trayectoria de terrorismo tardofranquista que incluyó a grupos como Triple A, ATE, GAE, BVE, amén de algunos otros de menor importancia y que dieron “justificación defensiva” a la propia ETA y su entorno. Los encuentros de Argel, entre Gobierno y ETA, intentando dar salida a la situación, fracasan. Amedo y Domínguez son procesados por el caso GAL, que salpica al propio gobierno.

No quiero cerrar esta etapa sin aludir a la muerte de un símbolo de la democracia y la intelectualidad, D. Enrique Tierno Galván, alcalde de Madrid. Todos recordamos su bonhomía, sus bandos y su apoyo a la “Movida madrileña” de los años 80, de la que quedan protagonistas aún en activo.

A nivel nacional e internacional, desde un punto de vista de impacto social, amén de los acontecimientos mencionados, podemos reseñar, entre otros, los siguientes eventos e hitos:
Ali Agca intenta asesinar a Juan Pablo II. (13/5/81)
El Guernica llega a casa. (10/9/1981)
Mundial de futbol en España con pobre balance deportivo. (1982)
Guerra de las Malvinas. (2/4 al 14/6/1982)
Volver a empezar. Oscar para Garci. (1982)
La presa de Tous se rompe y produce 40 muertes. (20/10/82)
El Papa visita España. (31/10/82)
Olof Palme, primer ministro sueco, es asesinado. (28/2/86)
Perico Delgado gana el Tour. (1988)
Asesinato de Yoyes a manos de ETA por abandonarla. (22/2/1988)
Huelga General en España. (14/12/88)
La rebelión de Tiananmen en China. (4/6/89)
Caída del muro de Berlín. (9/11/89)


Década de los 90

En este periodo se dan dos acontecimientos muy significativos, como son las Olimpiadas de Barcelona y la Exposición de Sevilla en 1992. Fueron dos eventos de proyección internacional que dieron a España una imagen nueva y un reconocimiento de modernidad. Para ello se realizaron grandes inversiones en infraestructuras a nivel nacional y, muy especialmente, en las zonas afectadas. AVE a Sevilla, autovías, aeropuertos, rondas y puerto e instalaciones deportivas en Barcelona, etc.

En el campo internacional aparecen dos hechos de especial trascendencia que condicionarán el futuro inmediato.
El recién caído Muro de Berlín, con todas sus consecuencias, derivadas de la absorción del desequilibrio económico entre las dos alemanias por parte de la Federal y su repercusión en la CEE.
La primera guerra de Irak conmocionó las finanzas mundiales y creó una situación de crisis que trascendió a las economías de todo el mundo, creando paro y desestabilización.

Desde el punto de vista político, el inicio de la década, está marcada por la crispación y la confrontación que, si bien en 1993 no lleva al poder al PP, lo hace en 1996 por una ajustada mayoría relativa, tras diversos escándalos que afectaron al gobierno socialista, dándose así la lógica alternancia democrática. Luis Roldán y Mario Conde protagonizan los dos escándalos más significativos de corrupción, malversación de fondos públicos y mala gestión bancaria.

El remonte económico iniciado en 1995 se consolida y, con el PP en el poder y desaparecida la confrontación y la crispación, llega una etapa de bonanza económica. No obstante, dada la diferente concepción de la cosa pública, aflora un horizonte de privatizaciones que afectan a la mayoría de las empresas públicas y que, en el mundo sanitario, ponen expectantes a una parte del colectivo laboral en defensa de la sanidad pública.

El nuevo proceso de acercamiento a la solución del conflicto vasco del gobierno del PP también se salda con fracaso, a pesar de algunas concesiones de buena voluntad que, con buen criterio, había hecho el gobierno central. Por tanto, persiste la violencia, el terror y la muerte.

En esta década se inicia un proceso irreversible de desarrollo de las tecnologías de la comunicación y la informática. La accesibilidad a los usos del PC y de la telefonía móvil y su generalización posterior, hace que el ciudadano medio disponga de recursos nunca imaginados para intercambiar información y conocimientos. Por si fuera poco, Internet presenta un campo universal de comunicación que permite el acceso a las llamadas autopistas de la información. Abre la puerta a un maravilloso mundo de intercambio, donde se inicia la socialización del conocimiento, que se irá consolidando en la década siguiente.

En el aspecto solidario, las ONGs toman protagonismo. La sensibilización social, con la injusticia y el subdesarrollo del tercer mundo, va en aumento y se exigen el 0,7% de los presupuestos del Estado para ayuda humanitaria.

Las parejas de hecho van conquistando sus derechos equiparables, en algunos casos, a los del matrimonio. Determinadas sentencias judiciales les amparan y se crean los registros al efecto.

Otros hechos e hitos significativos pueden ser:
Indurain pentacampeón del Tour.
Muerte de D. Juan y boda de las infantas.
Muere Severo Ochoa, Lola Flores….
Tragedia en el camping de Biesca.
ETA asesina a Tomás y Valiente, a Miguel Angel Blanco y otros muchos.
Conferencia de paz palestino-israelí en Madrid.
Guerra de los Balcanes.
Golpe de Estado en la URSS.
Hambruna en Somalia y Mozambique.
Genocidio en Ruanda.
Muerte de Diana de Gales.
Huracanes, terremotos y muerte en Centroamérica.
Pinochet arrestado en Londres.
Globalización vs Antiglobalización; conflicto de intereses.


El siglo XXI

En esta apartado quiero hacer una reflexión previa. Si bien en las décadas anteriormente tratadas, había un gran número de asistentes a este congreso en edad infantil o juvenil, por lo que su experiencia de la vivencia histórica puede ser completada con mi exposición, en esta etapa, del siglo XXI, han vivido todos ustedes el proceso, prácticamente, en igualdad de condiciones que yo. Por tanto, mi criterio expositivo solo pretende recordar, y poner sobre la mesa, determinados hechos para que cada cual los evalúe desde su propia perspectiva.

El siglo XXI, desde el punto de vista político, comienza con la victoria por mayoría absoluta del PP en las elecciones del año 2000. Es una etapa de bastante tranquilidad inicialmente, rota por la huelga general del 20-J del 2002 en contra del llamado “Decretazo”. Se abrió un importante debate con la propuesta de trasvase del Ebro y la alternativa de desalinizadoras, pero sobre todo, el gran debate se da con el apoyo de España a la guerra de Irak y el envío de efectivos militares. Otro debate se establece con la promulgación de la LOCE (Ley Orgánica de Calidad de la Enseñanza).

Existe un punto de inflexión, que lo establece el terrible atentado terrorista del 11M de 2004 en Madrid, tres días antes de las elecciones generales. Las manifestaciones multitudinarias pidiendo identificar a los culpables (ETA o Islamistas) y otras varias consignas, así como la mala gestión informativa del hecho, dieron a la oposición el empuje necesario para ganar las elecciones el 14M, junto a la administración, desde la mayoría absoluta, realizada por el gobierno del PP en la legislatura anterior. En todo caso, el pueblo soberano, como siempre, decide el cambio.

Con la llegada del PSOE al poder se inicia otro periodo legislativo. La oposición del PP y la continua confrontación crispan la actividad política. Se rompe, tácitamente, el pacto antiterrorista y se celebran varias manifestaciones de la AVT e, incluso, algunos sectores de la iglesia salen a la calle a manifestarse en desacuerdo con determinadas leyes promulgadas. En esta etapa, cabe destacar, como elementos más significativos:
La retirada de las tropas de Irak.
La creación de la comisión parlamentaria para investigar el 11M.
Las reformas estatutarias.
Ley antitabaco.
Ley del matrimonio entre personas del mismo sexo.
Ley de igualdad.
Ley de dependencia.
La reforma educativa y la asignatura de EpC.
El intento de diálogo exploratorio con ETA con el apoyo de la mayoría del Congreso, que acabó mal, como es sabido.
La muerte de Juan Pablo II y la elección de Benedicto XVI, de influencia transversal en todos los países de práctica católica.

Pero, si hay algo que impacte en la opinión y la vida pública a nivel mundial, es el terrorismo islamista coordinado por Al Qaeda (La Base) de Bin Laden. Existen tres grandes atentados que conmocionaron al mundo occidental y llevaron al enfrentamiento más radical:
El ataque y la destrucción de las torres gemelas el 11/9/2001.
Las explosiones en los trenes de cercanías de Madrid el 11/3/2004, ya referidos.
La masacre de Londres del 7/7/2005.
Curiosamente coinciden con los tres países de la foto de las Azores, aunque la actividad de Al Qaeda se mantiene o incremente en la esfera oriental y en los países en conflicto abierto, como Afganistán e Irak. Sin embargo, podemos contar en el haber de la Paz, el desarme del IRA norirlandés.

En cuanto al terrorismo nacional de ETA y el intento de una salida negociada, podemos reseñar:
El asesinato de Ernest Lluch en 2000 a manos de ETA.
La Ley de partidos.
El pacto antiterrorista.
La mal llamada tregua permanente decretada por ETA.
El fracaso de la negociación de una salida al conflicto.
El atentado de la T4 de Barajas acaba con esa posibilidad.
El asesinato de dos guardias civiles en Francia lo confirma.
El incremento de la cooperación de Francia en la lucha antiterrorista.

Suenan tambores de guerra total en Afganistán para derrocar al régimen Talibán y, tras las gestiones de la ONU y sus debates y la reunión de las Azores, se ataca e invade Irak para eliminar al régimen de Sadan. Desde ese momento se generaliza el conflicto dando como resultado la destrucción y muerte de cientos de miles de personas. Se recrudece, también, el conflicto de Oriente Próximo, que se mantiene como el germen del desencuentro con el mundo árabe y que en las últimas semanas está costando un gran número de vidas, mayoritariamente palestinas.

Nosotros, a pequeña escala, sufrimos la desazón de “la guerra de Perejil”. Muchos pensábamos que era un condimente para los nutrientes exclusivamente, cuando descubrimos la existencia de esa pequeña isla o peñón. Lo bueno, en todo caso, es el adiós a la mili obligatoria.

Nuestra economía cabalga a buen ritmo, aunque, al incrementarse el precio del barril de petróleo, la pone en cuarentena y frena el crecimiento. Gescartera y su escándalo financiero siembra nubarrones. El Euro acaba con la peseta y asume el poder en una Europa que crece, pasando de 15 a 27 miembros y necesitando ciertos ajustes en su desequilibrio. El corralito acorrala a una Argentina con una economía en bancarrota que empobrece y hace emigrar a mucha de su población, sobre todo con destino a España. El mundo sigue batiéndose entre la idea de globalización neoconservadora y la necesidad de una globalización con contenido social, que no potencie las diferencias entre los pueblos.

El fenómeno migratorio es otro elemento que marca la etapa. La población de los países pobres o en vías de desarrollo, que ven con asombro como se vive en el primer mundo a través de la TV, se arriesga, hasta encontrar la muerte, para conseguir vivir en ese paraíso. El flujo se da a través de cualquier medio, pero las pateras y los cayucos hacen poner los pelos de punta con sus imágenes de horror y muerte en el mar. España ha pasado de ser emigrante a recoger inmigrantes. El buen ciclo económico invita a ello; en la actualidad, los extranjeros representan, aproximadamente, el 10% de la población española. Esto produce un gran impacto en nuestros sistemas educativo y sanitario, que han de adaptarse a las nuevas circunstancias y demandas. Los procesos de regularización de inmigrantes, realizados por los gobiernos, tanto del PP como del PSOE, palian el problema, pero el flujo continúa.

En lo referente a ciencia, tecnología y salud, no podemos olvidar, amén de otros muchos avances y hechos:
La encefalopatía espongiforme.
Las investigaciones sobre genes y genomas, células madre y la clonación de la oveja Dolly.
La invasión de los PCs, Internet, móviles, Gps, etc.

La preocupación por el medio ambiente se empieza a imponer en la cultura popular. El caso del Prestige, los bosques ardiendo y la tendencia a la desertización, crean cierta inquietud en los ciudadanos con relación al futuro inmediato, que exigen a los políticos tratar este tema en sus programas. Los acuerdos de Kyoto dan cierta esperanza.


En el asunto del deporte y la cultura no podemos quejarnos:
España gana la Copa Davis.
Oscar para Almodóvar. El ¡¡¡¡Pedroooooo….!!!! de Penélope Cruz.
El mundial de F-1 para Alonso.
Las motos van que vuelan.
Baloncesto: Gasol a la NBA. España campeona del mundo.
Buen balance en los campeonatos de atletismo europeos.
Oscar para Bardén por su interpretación en: No es país para viejos.

Existen otros muchos hechos e hitos ocurridos en esta etapa y que no comento, dejando que cada cual haga un ejercicio personal de memoria y análisis.

Finalmente, permítanme decirles que esta visión a vuelapluma, como ya he referido, solo pretende movilizar nuestra memoria y analizar el proceso, tan interesante, que ha vivido nuestro país en los últimos 25 años, pero eso se lo dejo a ustedes con todo mi respeto y consideración a las diferentes visiones que puedan plantear.

Muchas gracias.